“Un mes de pensión y de aguinaldo se gastan en un kilo de queso y un pasaje de autobús”

       Los pensionados y jubilados entregaron un documento dirigido a Alfredo Ruiz, defensor del pueblo, en el que se resalta la situación actual de los adultos mayores ante el cobro de “pensiones indignas que no permiten el derecho a la vida, en el que se conjugan las necesidades de alimento, salud, recreación y seguridad social”.

 

*El pasado mes de octubre, el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) anunció a través de Twitter que había depositado las pensiones de los adultos mayores correspondiente a noviembre y un mes de aguinaldo. El monto fue de 14 bolívares, o lo equivalente a 3,5 dólares. Un motivo más que los motivó a marchar este 19 de octubre desde Parque Carabobo hasta la Defensoría del Pueblo, en Bellas Artes.

*Roberto Carpio, jubilado del Ipasme desde 2012, recordó que, hace más de cinco años, depositaban en octubre dos meses de aguinaldo y, junto a otros beneficios, podía darse gustos simples como comprar algo de ropa o un cuñete de pintura. “Ahora no sabemos qué es pintar una casa en diciembre”, lamentó Roberto y argumentó que la cifra que recibieron este año solo alcanza para un kilo de queso y un pasaje de autobús.

*Una pensión en Venezuela es de 7 bolívares mensuales, por lo tanto, el costo de los alimentos en el país no son cónsonos con los ingresos que perciben los adultos mayores. De hecho, el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda) calcula que una persona requería, en agosto de 2021, unos 136 salarios mínimos mensuales para cubrir los gastos básicos de alimentación.

Foto: Gleybert Asencio

*En la plaza de Parque Carabobo había muchos adultos mayores en la misma situación que Roberto. Se reunieron jubilados de instituciones públicas como el Seniat, IVSS, Ministerio de Ambiente (ahora llamado Ministerio de Ecosocialismo), Metro de Caracas y del Instituto Nacional de Tránsito Terrestre, así como educadores, bioanalistas y enfermeras.

Activos de hoy, jubilados de mañana, gritaron e hicieron referencia a que la exigencia de una pensión digna también beneficiará en algún momento a los trabajadores que se mantienen activos.

Luis Cano, coordinador de la Intersectorial de Jubilados y Pensionados, comentó que la población de jubilados y pensionados en todo el territorio nacional supera los 5.000.000, de los cuales más de 20.000 están en el exterior y se les suspendió el pago de su beneficio desde hace cinco años y nueve meses.

Desde el año 2015, los venezolanos de la tercera edad residenciados en Italia, España, Portugal, Ecuador y Chile dejaron de cobrar la pensión de vejez del IVSS. Para ese momento, la suspensión afectó a unos 11.700 venezolanos y la administración de Nicolás Maduro no ofreció explicaciones a quienes exigían su derecho desde otros países.

Este punto se sumó a una carta que entregó Cano ante la Defensoría del Pueblo este martes, con el respaldo de diferentes asociaciones de jubilados y pensionados. El documento, dirigido a Alfredo Ruiz, defensor del pueblo, agrega que la situación actual de los adultos mayores es crítica ante el cobro de “pensiones indignas que no permiten el derecho a la vida, en el que se conjugan las necesidades de alimento, salud, recreación y seguridad social”.

Nos pagaron 14 bolívares ¿Cómo es eso? No nos alcanza para ir al supermercado. Presidente, póngase la mano en el corazón. Usted dice que es obrero, pero será de Miraflores”, manifestó Ronald Benshimol, jubilado del Ministerio de Transporte.

Foto: Gleybert Asencio

La Asociación Civil Convite reveló en un informe publicado en julio que al menos el 83 % de las personas adultas mayores en Venezuela necesitan de otros para cubrir sus necesidades básicas debido a que tienen ingresos menores a 5 dólares por mes.

Los problemas que más afectan a los adultos mayores en el país, según los datos obtenidos por Convite, van desde la inseguridad alimentaria a la poca motivación para hacer actividades del día a día como asearse y vestirse. Otras dificultades que aquejan a los ancianos en Venezuela son: la dependencia económica, las interrupciones en servicios básicos, la presencia de una o más enfermedades y las múltiples barreras al acceso a servicios de salud.

Estamos manifestando en contra del exterminio de nuestra población de jubilados. La consigna es no más exterminio”, manifestó Emilio Lozada, presidente de la Federación Nacional de Jubilados de Venezuela

Comentarios desde Facebook